octubre 26

¿Estás comiendo lo suficiente?

Uncategorized

0  comments

En muchas ocasiones nos sometemos a dietas restrictivas y muy bajas en calorías pensando que esa es la mejor estrategia para disminuir de peso y llegar a un peso “ideal”, sin embargo, esto podría llevarnos a otra dirección que no esperamos y conlleva ciertas consecuencias tanto para nuestro peso como para nuestra salud.

Como todo en la vida, la alimentación debe basarse en balance y en el equilibrio, no todo exceso es bueno y también, no siempre la restricción es la mejor salida. La mejor opción siempre será lo que te funcione a ti y a tu estilo de vida, así como a tus requerimientos nutricionales si nos referimos a la alimentación y nutrición.

Muchas veces pensamos que comer poco no es mayor problema y no nos puede afectar en nada. Mientras que comer más calorías de las necesarias nos puede llevar a un aumento de peso y grasa corporal junto con otras patologías, un déficit calórico EXTREMO (consumir muchas menos calorías de las que tu cuerpo necesita y de lo saludable) puede llevarnos a tener ciertas consecuencias o señales que te estaré enumerando a continuación:

  • Fatiga, cansancio y apatía: Tu cuerpo experimentará una falta extrema de energía para las tareas diarias y se sentirá constantemente cansado y sin ganas para desempeñarse durante el día.
  • Bajo rendimiento físico y mental: Junto con una fatiga y cansancio extremo se suma un rendimiento deficiente tanto físico como mental, lo que resultará en una baja productividad durante el día tanto en el trabajo, estudio o tareas diarias.
  • Caída del cabello: Cuando se tiene un cambio abrupto en el consumo de calorías y este se mantiene, el cuerpo experimenta muchos cambios hormonales, y una consecuencia de estos puede ser la caída del cabello (más de lo normal).
  • Anemia: Debido a que tu cuerpo no está recibiendo las calorías y nutrientes necesarios para desempeñar sus funciones normales, pueden existir ciertas deficiencias nutricionales.
  • Problemas de la piel: Algunas veces por la falta de nutrientes y el cambio abrupto de calorías pueden llevar a padecer ciertos cambios y problemas en la piel.
  • Estreñimiento: Uno de los primeros cambios o trastornos digestivos que tu cuerpo puede empezar a experimentar es el estreñimiento.
  • Infecciones recurrentes: Debido a que tu cuerpo no está recibiendo todos los nutrientes necesarios para funcionar adecuadamente, el sistema inmune puede verse suprimido también, lo que puede llevar a padecer infecciones de una manera recurrente.
  • Dificultades para seguir perdiendo peso: Nosotros somo seres vivos adaptativos, es decir, si llevamos consumiendo por mucho tiempo la misma cantidad de calorías, ya sean demasiadas o muy pocos, nuestro cuerpo de una u otra forma va a adaptarse, a eso se le conoce como “estancamiento” cuando esto ocurre, nosotros los nutricionistas, encontramos otras estrategias para ayudar a salir de ese estancamiento. Cuando nuestro cuerpo se acostumbra a consumir muy pocos calorías, “apaga” otras funciones del cuerpo para poder compensar la energía que no estamos consumiendo y de esa manera ahorrarla. Una de las primeras funciones que el cuerpo “apaga” es la menstruación en las mujeres. 
  • Irregularidad menstrual: Como lo mencionamos anteriormente esta irregularidad menstrual es uno de los primeros síntomas que suelen aparecer cuando llevamos mucho tiempo comiendo muy pocas calorías.
  • Mala calidad del sueño: Todo nuestro cuerpo se encuentra en un descontrol y desbalance, por lo que algunas funciones normales pueden verse afectadas, una de ellas puede ser la mala calidad en nuestro sueño.
  • Aumento de lesiones: Como mencionamos anteriormente, al tener el sistema inmune suprimido, la tendencia a padecer lesiones se vuelve más alta y es mucho más difícil que cicatricen rápidamente. 

Como te puedes dar cuenta, son diversas las señales y consecuencias que pueden resultar al seguir una dieta estricta con un consumo muy bajo de calorías. Sin embargo, hay diversos grupos de población en específico que sí pueden verse mucho más afectadas con un déficit extremo de calorías, entre estos grupos podemos encontrar:

  • Mujeres embarazadas
  • Mujeres lactantes
  • Personas inmunosuprimidas
  • Niños y adolescentes en etapa de crecimiento
  • Deportistas
  • Personas con patologías específicas

A estos grupos de personas se les recomienda cuidar muy bien su alimentación y asesorarse siempre con un profesional especializado en el tema. Nunca guiarse por fuentes no confiables o personas que no se encuentran capacitadas.

Nuestro cuerpo debe cubrir ciertas necesidades nutricionales diarias y no deberíamos experimentar con nuestra salud y someter al cuerpo a regímenes alimentarios extremos o estrictos. La mejor opción siempre será tener acompañamiento constante con profesionales. 

Si bien es cierto, un déficit calórico es lo recomendado para la disminución de peso y grasa corporal, sin embargo, existe cierto rango adecuado en el cual nos podemos basar para disminuir de manera saludable las calorías. 

Si padeces alguna de estas señales significa que no estás comiendo lo suficiente, y necesitas asesorarte de inmediato. Pero ¿Cómo puede ser posible que estar comiendo poco no nos haga seguir perdiendo peso? Bueno, principalmente se debe a 3 motivos principales:

  1. Como lo mencionamos más arriba, comer poco hará que te sientas fatigado y cansado todo el tiempo. Esto provocará que no tengas energía para hacer otras actividades incluyendo el ejercicio, y evitará que te muevas.
  1. Como ya te había mencionado, la restricción calórica provoca cambios hormonales, uno de esos es el descenso de la hormona tiroidea, la es una de las que se encuentra involucrada en el gasto de energía.
  1. Por último, es muy común que una restricción calórica se encuentre acompañada de antojos y ansiedad por comer, esto provoca ingestas de comida mayores en pocos periodos de tiempo. 

Y tú, ¿Crees que estás consumiendo pocas calorías? 

Artículo relacionado:


Tags


Otros contenido seleccionado para ti

Quiero recibir todos los contenidos gratuitos