julio 8

Hambre emocional

Uncategorized

0  comments

Si a veces te encuentras yendo al refrigerador buscando algo para comer cuando te sientes triste, enfadado o en ocasiones comes compulsivamente y no sabes qué es lo que te está pasando, déjame decirte que lo que estás atravesando es hambre o alimentación emocional. Pero ¿de qué trata todo esto? No te preocupes, acá te voy a explicar todo lo que necesitas saber acerca de este tema.

Lo primero que debemos saber es ¿qué es el hambre emocional?

Es el estado en el que una persona come sin tener hambre. Es un tipo de trastorno que se relaciona con los conflictos anímicos y las emociones por las que un individuo atraviesa, y al no saber resolverlas, puede resultar en un desbalance del estado natural, manifestándose de diferentes maneras, y una de ellas, es a través de la alimentación.

Esta se caracteriza por:

  • Necesidad de comer sin tener hambre fisiológica.
  • Sentimiento de culpa posterior a la comida.
  • Sentimiento de “mejora” en el estado de ánimo después de comer.
  • Necesidad impulsiva y descontrolada para comer.

Todo esto, es resultado de que un conflicto emocional no se está resolviendo de la manera adecuada. Pero no te preocupes, es una situación por la que muchos de nosotros atravesamos aunque sea una vez en la vida, y es nuestra responsabilidad encontrar las estrategias adecuadas para poder controlarla. A lo largo de este blog te daré ciertas técnicas o consejos que te serán de utilidad para manejarla.

Pero primero veamos la diferencia entre hambre emocional y hambre fisiológica:

Hambre emocional:

  • Ocurre de forma repentina.
  • No la puedes posponer y la tienes que satisfacer YA.
  • Sientes antojos por un determinado alimento.
  • No tienes en cuenta los nutrientes.
  • No responde a un horario fijo.
  • Tu estado de ánimo influye en la cantidad de alimentos.
  • Comes sin control ni conciencia.
  • No disfrutas de la comida ni de sus sabores.
  • Te sientes culpable, avergonzado e insatisfecho.
  • Te sientes demasiado lleno al terminar.

Hambre fisiológica

  • Aparece de manera gradual.
  • Puedes esperar para comer.
  • Estás abierto a diferentes tipos de comida.
  • La mayoría de veces, es una comida saludable y adecuada a tus necesidades.
  • Responde a los horarios habituales de tu alimentación.
  • Eres capaz de controlarte a pesar de tu estado de ánimo.
  • Reconoces tu plato de comida y lo que estás consumiendo.
  • Saboreas y disfrutas de tu comida.
  • No te sientes culpable al terminar.
  • Te sientes satisfecho.

¡OJO! Es importante saber que también pueden existir antojos fisiológicos, estos ocurren principalmente en las mujeres cuando atraviesan el síndrome pre menstrual o cuando se está pasando por abstinencia de cierto tipo de alimentos (azúcares, grasas, carbohidratos, etc..) 

Ahora que ya sabemos diferenciar entre hambre emocional y fisiológica y ya identificaste principalmente por el tipo de alimentación o hambre que tú atraviesas, veamos cómo podemos combatir el hambre emocional y qué técnicas puedes utilizar.

Lo primero que tienes que entender es que el hambre emocional no aparece por una circunstancia biológica ni natural, sino que es respuesta a una carencia o situación interna, esta suele estar relacionada a motivos emocionales tales como: tristeza, enojo, depresión, aburrimiento, ansiedad, estrés o incluso felicidad. 

Por lo tanto, si estás atravesando por un hambre emocional, mi primer consejo siempre será que acudas con un profesional que te pueda apoyar en tu proceso o con tu caso. Es esencial que ataques el problema desde la raíz y solucionar qué es lo que te está ocurriendo, esto solamente se resolverá acudiendo con un profesional experto en el tema, en este caso, sería un psicólogo. 

Además de eso, puedes tomar acción realizando los siguientes consejos:

  • Realiza un menú diario de tus comidas, de esa manera tu mente sabrá que estarás bien alimentado durante el día. Te recomiendo que planifiques tu menú semanal con horarios y tipo de comida que realizarás durante los días de la semana. 
  • Consume alimentos saciantes, de esa manera evitarás la sensación de hambre. Estos pueden ser: altos en fibra, frutas, verduras, cereales integrales, entre otros. Tenlos siempre a la mano, de esa manera, cuando sientas hambre emocional, puedas consumirlos y no afectarán de manera negativa a tu salud.
  • Evita el azúcar o comprar alimentos procesados, muy comúnmente este tipo de hambre está relacionado a alimentos altos en azúcares y procesados. Por lo que te recomiendo evitar tener este tipo de alimentos en casa para no tener la tentación cerca.
  • Realiza actividad física. El ejercicio es una estrategia muy recomendada para reducir los niveles de ansiedad y estrés. 
  • Encuentra estrategias para lidiar con tus emociones, como por ejemplo, para disminuir tus niveles de estrés puedes realizar actividades como yoga o caminatas.
  • Cuando comas, come. Muchas veces realizamos nuestros tiempos de comida sin pensar en lo que realmente estamos consumiendo, por lo que te recomiendo alimentarte de una manera más consciente y prestar atención de todo lo que tu cuerpo está recibiendo, sin distracciones como el celular, la televisión o libros. 

Espero que estos consejos te sirvan para cuando estés atravesando este tipo de hambre emocional y te ayuden a manejarla de una mejor manera. Recuerda siempre acudir a un profesional y estar acompañado de un equipo multidisciplinario de expertos que te ayuden a combatirla.

Artículo relacionado: 


Tags


Otros contenido seleccionado para ti

Mezclas vegetales

Mezclas vegetales

Dietas de moda ¿Cómo identificarlas?

Dietas de moda ¿Cómo identificarlas?

Quiero recibir todos los contenidos gratuitos