mayo 6

GUÍA DE ETIQUETADO NUTRICIONAL

Nutricion

0  comments

Seguramente alguna vez te has preguntado ¿cómo leo las etiquetas de mis productos? Conocer acerca del etiquetado nutricional es vital si estás llevando una alimentación saludable o estás por empezar. 

 

Pero primero veamos ¿qué es el etiquetado nutricional?

 

El etiquetado nutricional es toda la información que encontramos en los productos alimenticios relacionado a su contenido de nutrientes e ingredientes, así como todos los mensajes con respecto al producto en sí que se ubican en la etiqueta del producto alimenticio. 

 

Este tema es un gran mundo y tiene sus normas y reglamentos que toda empresa productora de alimentos debe seguir para poder comercializar sus productos. Todos los productos que encuentres en el supermercado o tiendas tuvieron que pasar por un largo proceso para que lo puedas encontrar ahí. 

 

 

¿Para qué nos ayuda leer etiquetas nutricionales?

 

  • Conocer a detalle los ingredientes del producto.
  • Saber los nutrientes exactos que estamos consumiendo.
  • Aprendemos a mejorar nuestras elecciones con relación a los productos alimenticios.

 

 

Ahora que ya sabes qué es una etiqueta nutricional desglosemos parte por parte este tema. Lo primero que tienes que saber es qué es lo que puedes encontrar en la etiqueta:

 

 

  • Marca

 

Lo primero que vemos en un producto, es la marca, es una de las partes de la etiqueta que más les interesa a los fabricantes, ya que es la manera en cómo se identifican y promocionan al consumidor. Se recomienda que sea en letras legibles, con un tamaño adecuado al del producto, con colores atrayentes al consumidor y un logo fácil de identificar. 

 

Hoy en día existen tantos productos en el mercado que cada vez es más difícil para las empresas posicionar su marca, por lo que una buena presentación del producto puede contribuir a que se dé a conocer más fácilmente. 

 

 

 

  • Nombre del producto

 

¿Cómo se dará a conocer el producto? Por supuesto, por su nombre, un nombre fácil de reconocer e identificar por el consumidor. Debe llamarse como la mayoría de personas lo conoce. Deberá expresar la verdadera naturaleza del alimento y debe ser específico, no puede ser tan genérico.

 

Para ello existe una normativa que indica si el producto se puede o no llamar así.

 

 

  • Descripción del producto

 

En muchas ocasiones el nombre del producto viene acompañado con la descripción de qué trata, por ejemplo, en un cereal puede ir descrito como: “hojuelas de maíz horneado”, esto con el fin de brindarnos una idea más amplia del producto y especificar qué estamos comprando exactamente.

 

 

  • Cantidad que contiene

 

Junto al nombre y descripción del producto, en la parte frontal de la etiqueta va indicando la cantidad que contiene el empaque. Este puede venir descrito en gramos, onzas, kilogramos, litros, mililitros u otro tipo de medida. 

 

 

  • Fecha de caducidad

 

Esta es una de las partes más importantes del producto alimenticio. Conocer su fecha de caducidad nos puede ayudar a prevenir algunas enfermedades relacionadas con los alimentos y a evitar alteraciones organolépticas del producto (color, olor, sabor, textura). Antes de comprar cualquier producto asegúrate de leer bien la fecha de caducidad o vencimiento. Este puede venir presentado como: 

 

  • Fecha de caducidad
  • Fecha de vencimiento
  • Consumir preferiblemente antes del…
  • O incluso puede venir únicamente con una V. (fecha de vencimiento)

 

 

 

  • Etiquetado frontal

 

En la mayoría de productos viene un etiquetado frontal el cual es un mini resumen de los nutrientes presentes en el alimento, generalmente viene: calorías, proteína, grasas, azúcares o tamaño de la porción. Estos valores vienen basados en una dieta de 2000 kcal.

 

 

 

  • Propiedades nutricionales

 

Esta parte en el etiquetado no es obligatoria sin embargo, puede generar mucha publicidad y mercadotecnia por parte de los fabricantes. Por ejemplo, atribuirle a un producto como “bajo en grasa” “sin azúcar” “light” “fuente de proteína” entre otros, puede aumentar las ventas en el producto. Pero, antes de escribir cierto atributo al alimento, la empresa debe asegurarse que realmente si sea verdad, por lo que, en la auditoría del producto deben examinarse esos parámetros. 

 

 

  • Etiqueta nutricional

 

Ahora hablemos del tema central: etiqueta nutricional. Para facilitar la comprensión vamos a dividirla en 5 partes:

 

  • Tamaño de la porción: Esta es la cantidad del producto que se sugiere consumir o que normalmente se consume en una ingestión. Generalmente lo encontramos en: tazas, cucharadas, cucharaditas, piezas o mililitros. Es importante que recordemos que esta cantidad es del alimento ya preparado o cocido (aunque algunas veces puede ser en crudo, todo va a depender del producto). Toda la información que se presenta en la tabla nutrición y la cantidad de nutrientes vienen en base ÚNICAMENTE al tamaño de la porción.

 

  • Porciones por envase: Esta se refiere a la cantidad de porciones total que contiene el producto. Regularmente, un producto contiene más de una porción. Es decir, que si la cantidad del empaque de una bebida es de 1 litro (4 tazas), y el tamaño de la porción es 1 taza, las porciones del envase son 4. 

 

  • Cantidad de calorías: Se refiere a las calorías que contiene una porción del empaque, generalmente vienen indicados en dos dimensionales kcal y kJ. 

 

  • Porcentaje del valor diario (%VD): Es el porcentaje del valor diario del nutriente que contiene el producto. Podemos saber si el producto tiene alto o bajo contenido de cierto nutriente, cuando vemos su porcentaje de valor diario, es decir, si tiene menos del 5% es bajo en ese nutriente, pero, si contiene más del 20% este es alto.

 

  • Macronutrientes: En esta categoría encontramos a la proteína, grasas totales (saturadas, monoinsaturadas, poliinsaturadas, trans y colesterol), carbohidratos (fibra y azúcares totales). Generalmente vienen en gramos y son en base al tamaño de la porción del producto. 

 

 

  • Micronutrientes: Acá veremos a las vitaminas y minerales, vienen presentados según su % VD o en miligramos.

 

 

 

 

  • Ingredientes

 

Otra parte importante de la etiqueta son los ingredientes. Debes saber que vienen presentados desde el mayor al menor. Es decir, desde el ingrediente que viene en mayor cantidad hasta el de menor cantidad. Entre menos ingredientes tenga el producto, más saludable es. En esta sección también se incluyen la sección de alérgenos, es decir, ingredientes que pueden provocar algún tipo de reacción alérgica en algunas personas, usualmente, vienen en negritas y al final de la lista de ingredientes. Así que si padeces de algún tipo de alergia, te recomiendo que siempre estés pendiente de esta sección.

 

 

  • Forma de preparación o modo de empleo

 

En algunos productos, viene una sección de forma de preparación o modo de empleo, acá viene descrito la manera recomendada de cómo preparar el producto y de qué forma se aconseja consumirlo.

 

 

  • Conservación

 

Según el tipo de producto, va a venir una pequeña sección de cómo conservarlo. Probablemente lo vas a encontrar en la parte inferior de la etiqueta. Te va a indicar si debes mantenerlo en refrigeración, congelación, temperatura ambiente, bien cerrado u otra instrucción para mantenerlo en su mejor estado y conservar las características organolépticas del producto.

 

 

 

  • Información del fabricante

 

Por último, encontramos toda la información que debemos saber del fabricante como: dirección, teléfono, correo, página oficial de la empresa, y números de call center para servicio al cliente. Esta información es importante ya que si queremos conocer un poco más del producto, debemos hacer algún tipo de queja o reclamo, sabemos a dónde nos podemos avocar. 

 

Recomendaciones generales:

  • Lee siempre las etiquetas antes de comprar cualquier producto alimenticio.
  • Siempre verifica su fecha de vencimiento.
  • Si padeces de algún tipo de alergia lee siempre los ingredientes y alérgenos que contiene el producto.
  • Elige los productos con menor cantidad de azúcar (menos de 5 a 10 gramos de azúcar por porción).
  • Prefiere los productos que tengan contenido de grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas y no los que contengan grasas saturadas y trans.

 

Por último, recuerda siempre que las elecciones de los productos siempre va a depender de ti, elige la que se acomode a tu estilo de vida, gustos y preferencias y estilo de alimentación. Pero sobre todo, intenta siempre realizar elecciones saludables de tus productos.

 

 

Artículo relacionado, haz click aquí


Tags


Otros contenido seleccionado para ti

Quiero recibir todos los contenidos gratuitos