enero 12

DIETA MEDITERRÁNEA

Nutricion

0  comments

En la actualidad, existen muchísimas dietas y estrategias para perder peso, que en ocasiones las personas pueden llegar a confundirse y no saber cuál es la ideal para cumplir con su objetivo. En redes sociales y en internet existe tanta información muchas veces basada en evidencia científica, pero también, encontramos otras que son erróneas y confunden más a las personas que andan en busca de información.

 

En la actualidad, existe una inmensa lista de dietas de moda como estrategias para perder peso, pero esta vez hablaremos de una que se ha escuchado hablar mucho, la dieta mediterránea. Seguramente has leído alguna vez sobre ella y has encontrado mucha información, recetas, consejos y testimonios acerca de esta dieta. Antes de adentrarnos más para conocerla, veamos un poco sobre qué es y por qué se llama mediterránea.

 

 

La dieta mediterránea se ha escuchado hablar desde los años 90, se llama así, debido a que se basa en la cocina tradicional de los países del mar Mediterráneo, y su objetivo está principalmente en prevenir y tratar enfermedades relacionadas al corazón. Los alimentos básicos que componen este tipo de dieta son:

 

  • Frutas y verduras
  • Granos enteros
  • Frijoles
  • Frutos secos y semillas
  • Aceite de oliva

 

 

La base de esta dieta son principalmente las frutas, verduras, frijoles, hierbas y granos enteros, todo en torno a alimentos de origen vegetal. Aunque es baja en aves, huevos y lácteos, también se incluyen dentro de la alimentación. El consumo de carnes rojas es limitado o nulo. 

 

Existen ciertos pilares o “reglas” que se deben cumplir para realizar la dieta mediterránea: 

 

  1. La principal grasa de adición debe ser aceite de oliva: 

Debido a que es una fuente de grasas saludables, vitaminas, omega-3, entre otros nutrientes, es un aliado perfecto para una alimentación saludable. 

 

  • El principal grupo de alimentos que se debe incluir, son los de origen vegetal como frutas, verduras, granos, champiñones y frutos secos.

 

  • Alimentos procedentes de los cereales como arroz, pasta, pan y alimentos integrales son fundamentales en la alimentación diaria.

 

  • Todos los alimentos que no sean procesados, que se encuentren frescos y sean de temporada, son ideales para la dieta mediterránea.

 

  • Los lácteos como leche, yogurt y quesos, se deben incluir todos los días, especialmente el yogurt, debido a su aporte a la salud de la flora intestinal y ser fuente de proteína de alto valor biológico.

 

 

  • El consumo de carnes rojas debe ser limitado y moderado, si se puede incluir en algunas recetas pero tiene que ser de preferencia, carnes magras y en pequeñas cantidades.

 

  • El consumo de pescado debe ser muy frecuente (como mínimo de 1 a 2 veces por semana) y el de huevos con moderación (de 3 a 4 huevos a la semana), siendo ambos una excelente fuente de proteína animal de alto valor biológico.

 

  • La fruta se considera como postre habitual y sustituto de dulces y pasteles (aunque no se excluyen totalmente de la alimentación, su consumo puede ser ocasional).

 

 

  • El consumo de agua es un pilar fundamental en la alimentación de la dieta mediterránea y el vino debe tomarse con moderación, de preferencia, con las comidas. 

 

  •  Otro pilar importante en esta dieta, es la actividad física, debido a que es el complemento perfecto para una alimentación adecuada y conservar buena salud.

 

 

El llevar una dieta mediterránea supone varios beneficios para la salud, entre estos se encuentran:

 

  • Previene enfermedades crónicas no transmisibles como: diabetes, síndrome metabólico y cardiovasculares
  • Reduce problemas del corazón
  • Disminuye los niveles de colesterol malo
  • Previene los ataques cerebrales
  • Disminuye el riesgo de padecer alzheimer, demencia, parkinson y depresión

 

Ahora, la pregunta que probablemente te estés haciendo es ¿es recomendada? ¿si la puedo hacer?

 

Es una “dieta” o estrategia que no excluye ningún tipo de alimento, únicamente limita cierto tipo de alimento que es considerado que su consumo diario no es beneficioso para la salud. Por lo que, no tiene casi ninguna diferencia significativa con una alimentación saludable y balanceada, el principal atributo de la dieta mediterránea es la adición y promoción de los alimentos del mar mediterráneo (especialmente pescados y mariscos). 

 

De todas las dietas moda que se promueven hoy en día, la dieta mediterránea es una de las que se encuentra más apegada a un estilo de vida y alimentación saludable, sostenible a largo plazo y balanceado. Por lo que no existe ningún problema con que decidas seguir o hacer alguna receta relacionada a la alimentación mediterránea. 

 

Como conclusión, la recomendación que te doy, es que intentes llevar una alimentación saludable y balanceada, con porciones que se adecuen según tu condición, complexión física y necesidades, complementando siempre con actividad física.

 

 

Quieres saber más acerca del tema, haz click aquí


Tags


Otros contenido seleccionado para ti

¿Qué son los alimentos termogénicos?

¿CARDIO EN AYUNAS?

Quiero recibir todos los contenidos gratuitos