noviembre 17

BENEFICIOS DEL HIERRO EN LA ALIMENTACIÓN INFANTIL

Nutricion

0  comments

El hierro es uno de los minerales más importantes en la alimentación de nuestros hijos, ¿sabes todas sus funciones y beneficios?

Este importante mineral es esencial para el desarrollo y crecimiento de tus hijos, pero muchas veces no cumplen con su requerimiento diario, lo cual provoca una deficiencia, causando otro tipo de problemas de salud en los niños. Descubre en este artículo, qué puede provocarlo y cómo lo puedes prevenir.

El hierro tiene muchas funciones en nuestro cuerpo, entre las más importantes están:

  • Transporta el oxígeno desde los pulmones al resto de nuestro cuerpo.
  • Contribuye a que los músculos almacenan de una forma correcta el oxígeno y a utilizarlo adecuadamente.
  • El cuerpo lo utiliza para fabricar la hemoglobina (la encargada de transportar el oxígeno).
  • Es requerido para producir algunas hormonas y tejidos conectivos.

¿Qué pasa si mi hijo no recibe la cantidad necesaria de hierro?

Si el cuerpo no recibe los nutrientes que necesita, especialmente el de un niño, su crecimiento y desarrollo están en juego y muy probablemente no se realice como debe de ser, causando otros problemas secundarios, ya sea en ese momento o en unos años.

Cuando existe una alimentación deficiente en hierro, al cuerpo se le complica o es imposible fabricar la hemoglobina, por lo que el transporte de oxígeno al resto del cuerpo es muy bajo, provocando que los tejidos, órganos y músculos no reciban la cantidad de oxígeno que necesitan para desarrollarse correctamente. Los bebés y niños son los más propensos a padecer deficiencias de hierro, especialmente:

  • Prematuros o los que tuvieron bajo peso al nacer.
  • Los bebés que toman leche de vaca o cabra antes de cumplir 1 año (ésta no tiene suficiente de este mineral en su composición y dificulta que el hierro se absorba correctamente).
  • Los niños que no reciben alimentación complementaria después de los 6 meses y se alimentan únicamente de leche materna o fórmula.
  • Cuando el bebé se alimenta con fórmula y ésta no se encuentra fortificada con este mineral.
  • Los niños que tienen dietas muy restringidas.
  • Cuando un niño no consume suficientes alimentos fuente de hierro.
  • Niños con sobrepeso u obesidad.
  • Niñas en su etapa de menstruación.

Pero no te preocupes, la deficiencia de hierro puede ser un problema muy común en los niños, ya que el consumo de alimentos fuente de este mineral es muy baja, este tipo de deficiencia puede provocar diferentes problemas en nuestros hijos, desde el más leve, el cual es una anemia hasta problemas de crecimiento y desarrollo (si la anemia no es tratada correctamente o a tiempo).

Síntomas de deficiencia de hierro

  • Irritabilidad
  • Dificultad para respirar
  • Ansiedad por alimentos que usualmente no se comen (pica)
  • Consumo de menos alimentos
  • Cansancio o debilidad
  • Lengua con dolor
  • Dolor de cabeza o mareo
  • Manos y pies fríos
  • Infecciones frecuentes

Cuando el caso es más grave:

  • Color azulado o pálido en las mucosas
  • Uñas se quiebran con facilidad
  • Piel más pálida de lo usual

¿En qué alimentos lo puedo encontrar?

Existen dos tipos de hierro:

  • Hierro hemo: lo encontramos en alimentos de origen animal.
  • Hierro no hemo: se hallan en los alimentos de origen vegetal y fortificados.

En realidad, el hierro lo podemos hallar en muchos alimentos en forma natural, como, por ejemplo:

  • Carnes magras
  • Mariscos
  • Aves
  • Legumbres: frijoles, lentejas, garbanzos…
  • Vegetales de hojas verdes: espinaca, acelga, berro, macuy, kale
  • Alimentos integrales: arroz, pastas, avena, pan
  • Frutos secos: nueces, almendras, avellanas, pistacho, marañón
  • Fortificados como cereales de desayuno

¿Cuánto hierro necesita mi hijo?

Los requerimientos de hierro en los niños varían según la edad en la que se encuentre:

  • Bebés de 0 a 6 meses: 0.27 mg (lactancia materna o fórmula)
  • 7 a 12 meses: 11 mg (lactancia materna + alimentación complementaria)
  • 1 a 3 años: 7 mg (alimentación + lactancia materna)
  • 4 a 8 años: 10 mg (alimentación)
  • 9 a 13 años: 8 mg (alimentación)

Consejos para que tu hijo consuma el hierro que necesita

  • Evita dar alimentos ricos en calcio (lácteos principalmente), café o té, junto con los alimentos fuente de hierro, ya que el calcio puede evitar la absorción de este mineral.
  • Combina los alimentos ricos en vitamina C (cítricos, melón, fresas, tomate) junto con aquellos que son fuente de hierro, ya que puede ayudar a aumentar la absorción de hierro.

  • Si sientes que tu hijo no consume todo el hierro que necesita o se le dificulta consumir todos sus alimentos, consulta con un especialista para considerar la opción de suplementación.
  • Si tu hijo se encuentra con alimentación complementaria (a partir de los 6 meses de edad) puedes hacerle papillas con carnes o frijoles.

Ahora que ya sabes todo lo que el hierro nos puede ofrecer, solo nos queda ponerlo en práctica, así que, ¡Manos a la obra!

Bibliografía

Más artículos, haz click aquí

 


Tags


Otros contenido seleccionado para ti

6 BENEFICIOS DE LA FIBRA

5 CENAS RÁPIDAS Y SALUDABLES

Quiero recibir todos los contenidos gratuitos