octubre 15

10 CONSEJOS PARA CUIDAR EL SISTEMA CIRCULATORIO

Nutricion

0  comments

 Cuando hablamos del sistema circulatorio, es sin duda, uno de los aparatos más importantes en nuestro cuerpo, nos ayuda a desarrollar muchas funciones para que nuestro organismo funcione correctamente:

  •   Transporta oxígeno, nutrientes, hormonas y productos de desecho, entre otras sustancias.
  •   Distribuye la sangre por todo el cuerpo a través de las arterias, venas y capilares.
  •   Mantiene la sangre en continuo movimiento.

Si es muy importante ¿cierto? Y faltan ¡muchas más! Pero a pesar de ser uno de los más importantes, es el que muchas veces se encuentra en riesgo si no tenemos los cuidados necesarios hacia él.

Puede verse afectado por muchas causas: malos hábitos alimenticios, estilo de vida inadecuado y el sedentarismo, claro, influye también si tenemos algún familiar que ha tenido alguna enfermedad relacionada al sistema circulatorio y la edad, pero esta vez nos centraremos en los factores que sí podemos cambiar y pueden ayudar mucho si los aplicamos a nuestra vida.

¿Sabes cuáles son los riesgos que puedes tener si no lo cuidas correctamente?

  •       Mala circulación
  •       Obstrucción arterial
  •       Hipertensión
  •       Infartos
  •       Accidentes cerebrovasculares o derrames
  •       Arritmias
  •       Insuficiencia cardiaca

Preocupa ¿verdad?, pero no te alarmes, acá te pondré 10 consejos que pueden ayudarte a cuidar tu sistema circulatorio:

  1.     Incorpora frutas y verduras a tu alimentación:

Están llenas de vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes, los cuales son nutrientes encargados de aportar muchos beneficios a tu cuerpo y reducir el riesgo de padecer enfermedades, entre ellas, las relacionadas con el sistema circulatorio.

Consume de 3 a 5 porciones diarias o consulta con una nutricionista para conocer tus requerimientos diarios.

Puedes consumirlas en sus múltiples variedades, por ejemplo, enteras o en zumos, cocidas o frescas. Estas son muy importantes si queremos mantener una alimentación saludable y balanceada.

  1.     Incluye alimentos ricos en fibra y en grasas saludables:

La fibra es un nutriente muy importante para nuestro cuerpo, tiene la capacidad de reducir los niveles de colesterol malo y disminuye la presión arterial, entre muchos otros beneficios para nuestro cuerpo. La encontramos comúnmente en: granos enteros (trigo, avena…), legumbres (Frijol, garbanzo, lentejas), frutas y verduras (principalmente en las cáscaras), tubérculos y raíces (papas, zanahorias y nabos son los mejores), frutos secos (cacahuates, almendras, nueces, pistachos).

Las grasas saludables reducen el colesterol malo y aumentan el bueno, las podemos encontrar en: frutos secos, aguacate, aceites vegetales, mantequillas de frutos secos.

Si quieres saber más sobre la fibra haz click aquí

  1.     Evita los productos industrializados:

La mayoría de estos productos son altos en sodio y conservantes, un consumo excesivo de estos puede aumentar nuestra presión arterial y ser perjudiciales para nuestra salud.

  1.     Evita las frituras:

Elige siempre cocinar tus alimentos al vapor, horno, asado, cocidos o frescos. No añadas grasas no saludables a tus comidas, ya que pueden aumentar tu colesterol malo y afectar tu circulación.

  1.     Reduce el consumo de alimentos ricos en colesterol y grasas saturadas:

Estas pueden aumentar de igual forma, el colesterol malo y aumentar el riesgo de tener enfermedades relacionadas al sistema circulatorio. Entre estos alimentos se encuentran: carnes rojas, embutidos, grasas animales (margarina, manteca, crema), quesos enteros y curados.

  1.      Reduce los carbohidratos refinados:

La mayoría cree que únicamente las grasas aumentan el colesterol malo y el riesgo cardiovascular, pero los carbohidratos refinados juegan un papel muy importante también. Consumir este tipo de alimentos puede llegar a incrementar los triglicéridos, disminuyen el colesterol bueno y aumentan el riesgo de obstrucción de arterias.

Entre los carbohidratos refinados se encuentran: alimentos hechos con harinas blancas y azúcar como los refrescos, dulces, pasteles, postres, productos de repostería, cereales de desayuno, arroz blanco, pasta blanca, papas y panes.

Eso no quiere decir que los satanices y los elimines de tu vida completamente, sino que disminuyas su consumo e incrementes los alimentos que aportan más beneficios a tu salud como los mencionados en los puntos anteriores.

  1.     Elige una alimentación más natural:

La mejor alimentación siempre será la que incluya más alimentos naturales que procesados. Intenta que todas tus recetas y tiempos de comida incluyan más alimentos naturales que industrializados, de esta manera te aseguras que estas aportando muchos nutrientes y beneficios a tu cuerpo.

  1.     Ejercita tu cuerpo a diario:

Desde hace mucho se sabe que realizar actividad física con frecuencia, aporta muchos beneficios a nuestra salud. Mejora nuestro perfil lipídico: colesterol y triglicéridos, controla la presión arterial, aumenta la circulación, disminuye la obstrucción de arterias, previene los infartos y trombosis cerebrales, y esos son únicamente los beneficios que aporta para la salud cardiovascular, también tiene muchísimos más para tu salud en general.  

Procura realizar ejercicio de 3 a 5 veces a la semana durante 30-45 minutos. Elige una actividad que te encante, con la que te sientas cómoda y no quieras abandonar por aburrimiento. Puede ser bailar, correr en el parque, yoga o saltar cuerda, activa tu creatividad y elige la que se acople a tus gustos y estilo de vida. El ejercicio no tienes que sentirlo como una obligación sino como un momento para ti, que te ayude a salir de la rutina. 

  1.     Evita hábitos nocivos para tu cuerpo:

Procura dejar hábitos que no son beneficiosos a futuro para tu salud, como el consumo excesivo de alcohol o fumar tabaco, se ha demostrado en muchos estudios que estos juegan un papel importante en el riesgo a padecer enfermedades cardiovasculares, aumenta la presión arterial, se es más propenso a tener infartos y obstrucción de las arterias.

Abandonar estos hábitos siempre va a ser positivo en todos los aspectos, al principio puede parecer difícil, pero si piensas en los riesgos y beneficios que esto conlleva, por supuesto que vale la pena.

  1. Visita regularmente a profesionales de la salud:

Este es un punto muy importante para mantener controlada tu salud cardiovascular, debes visitar a un profesional si: estás padeciendo alguna enfermedad relacionada a tu sistema circulatorio, o te encuentras en riesgo de padecerla o como prevención.

Ellos son los encargados de mantener controlada tu salud y proporcionarte toda la información que necesitas saber y responder todas tus dudas.

Después de leer estos consejos ya sabes que mantener tu salud estable no es tan difícil como parece ¿cierto? Recuerda que tu cuerpo debe ser siempre tu prioridad número uno en tu vida.

¿Quieres saber más? Haz click aquí


Tags


Otros contenido seleccionado para ti

6 PASOS PARA CAMBIAR HÁBITOS

6 PELIGROS DE BAJAR DE PESO RÁPIDO

Quiero recibir todos los contenidos gratuitos

CLUB VIDA SALUDABLE

Disminuye % de grasa y aumenta masa muscular