Eugénie Brazier, la dama de la cocina francesa

Eugénie Brazier, la dama de la cocina francesa.

 

Eugénie Brazier, fue bautizada como ‘La Mère’ (la madre) por su sabiduría y buen hacer. Fue una cocinera francesa. Formó parte de la primera promoción de chefs en obtener 3 estrellas en la Guía Michelin en 1933, en sus restaurantes de Lyon y en col de la Luère, en Pollionnay. Fue la primera mujer en conseguir la máxima de estrellas y, además, la primera chef de la historia que logró conquistarlas dos veces.

 

 

 

No es de extrañar, entonces, que se consagrara como una de las cocineras más famosas e importantes de Francia.

Su secreto era tan sencillo como su éxito: cocina simple, productos de primera calidad y un gran amor por lo que hacía.

Eugénie creció rodeada de pobreza y de trabajo duro en el campo y con los animales, pero siempre recordó que sus raíces agrarias fueron idílicas. Entre sus recuerdos, escribiría más tarde sobre los platos deliciosos que comió en aquella etapa, destacando una sopa que su madre le traía mientras cuidaba cerdos y que consistía en un caldo de puerros y verduras cocinados en leche y agua, enriquecida con huevos, que describía como que “nunca había comido mejor”.

Inspirandome en esto les trajimos esta semana, esta receta de sopa muy simple, pero simple no es sinónimo de malo, al contrario en este caso simple es = a bueno!

He decidido sustituir la leche de vaca por leche de coco, pero sientete libre de personalizar esta receta!

Los únicos pilares reales que necesitas son un caldo de alta calidad (champiñones, verduras, pavo, carne de res, pollo, pescado), algún tipo de hierba fresca + allium ( ajo, puerro y cebollino),  ácido // cítricos y grasa de alta calidad.

 

En esta versión, utilicé cilantro, cebollín en rodajas finas, leche de coco y jugo de limón. Me encanta esta combinación, ¡pero tu imaginación es el límite!

Algunas otras grandes adiciones podrían ser …

albahaca
cebolla roja
Chucrut
semillas de sésamo
aceite de sésamo tostado
una cucharadita de ghee
perejil
limón
vinagre de sidra de manzana
Las posibilidades son infinitas!

 

Me encanta agregar un huevo escalfado, frito o hervido para una proteína extra y grasa saludable, y tambièn agregué una cucharadita de gelatina sin sabor para dar más cuerpo al caldo ya que utilicé caldo vegetal,  pero si quieres hacer una versión vegana puedes omitirlos por completo.

Y sientete libre de usar los vegetales que más te gusten o los que tengas a mano en tu refri, yo usé restos de repollo asado y quedó delicioso!

 

 

INGREDIENTES

 

2 tazas de caldo de alta calidad
1/4 taza de leche de coco
alrededor de 1 cucharadita de jugo de limón
1 cucharadita de gelatina de alta calidad (opcional)
sal
cilantro
cebollín en rodajas finas
1 huevo grande

 

INSTRUCCIONES

 

Llena una cacerola grande y poco profunda con aproximadamente 1 1/2 pulgadas de agua y deja hervir. Baja a fuego lento y agrega 1 cucharada de vinagre de manzana. Coloca un anillo grande de la tapa de un frasco de conservas en el centro de la olla y rompe un huevo en un tazón pequeño. Agita rápidamente el agua en el centro de la cacerola para crear un pequeño vórtice y inclina suavemente el huevo hacia el centro del anillo de la tapa del frasco. Deja cocer por 4 minutos.
Mientras el huevo se está cocinando, calienta 2 tazas de caldo a fuego lento, agrega la leche de coco y sazone con sal y limón. Si se usa, bate la gelatina hasta que se disuelva.
Retira el huevo del agua con una cuchara ranurada y coloca en un plato.
Vierte el caldo en un tazón o jarra y cúbrelo con rodajas de cebollín, cilantro, el huevo y un poco de pimienta negra recién molida.
Servir inmediatamente.

 

Be the first to reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *