Planificar rutina saludale para el nuevo año

Planificar rutina salúdale para el nuevo año

Llega la época del nuevo año en la que comienza nuestro tormento en que debo hacer para mantener un cuerpo saludable pero lo importante es que nunca es tarde para proponerse un cambio de hábito que resulte beneficioso para nuestra salud.  

Por lo general de las personas buscan lo rápido, lo mágico, pero la realidad es que sólo los cambios de hábitos alimentarios graduales y sostenibles en el tiempo son los que nos van a permitir perder esos kilitos de más y sostener esa baja de peso en el largo plazo. (1)

¡Amigos! hoy te brindamos las claves de los dos aspectos relevante que van de la mano que te permitirán ver resultados positivos; una Alimentación saludable y actividad física.

Fija metas creíbles y saludables

Hay que entender que el crecimiento es progresivo porque, si esperamos resultados a un plazo inmediato, lo más probable es que te desmotives o le hagas daño a tu cuerpo.

Rutinas no más de 30 minutos con frecuencia inter diaria

Varía la intensidad progresivamente durante la rutina. A medida que vayas agarrando el ritmo puedes aumentar la duración así como la frecuencia. Recuerda que iniciar con una rutina intensa y abrasiva jamás traerá buenos resultados

Empieza con caminatas suaves con cambios de intensidad tiempo y frecuencia

Si eres una persona sedentaria, las caminatas al aire libre son una forma para empezar a activar tu cuerpo. Posteriormente, podrás incluir otros tipos de ejercicio ¡todo lleva su tiempo! (3)

No necesitas implementos ni ir a un gimnasio o centro de entrenamiento

¡Ingéniate! Con objetos cotidianos puedes hacer importantes ejercicios! No hay excusas, utiliza una silla, un mueble e incluso tu propio peso. Lo importante es tener la disposición, la motivación y las ganas para encontrar bienestar, sentirte más saludable y despejar tu mente. (4)

Acompaña la actividad deportiva con un régimen alimenticio adecuado

Lo ideal es aumentar el consumo de alimentos frescos como frutas y verduras; acompañándolos con proteínas magras: carne y pollo, retirando la grasa visible incluso antes de cocinar. (5)

Es importante aumentar el consumo de pescado y preparaciones con claras de huevo como omelettes ej.: omelettes de verduras utilizando solo claras o 1 yema y 2-3 claras, quesos descremados (recordar que cuanto más duro es el queso, más grasa y sodio tiene)

Hacer una buena selección de hidratos de carbono; elegir cereales integrales, legumbres, avena, frutas y evitar el consumo de harinas refinadas o blancas y de las carbograsas; galletitas, bizcochos etc.

Así también, debemos disminuir consumo de alcohol, bebidas azucaradas y grasas malas Las grasas de buena calidad como frutos secos (almendras, nueces) es bueno incorporarlas, teniendo en cuenta de no excedernos en cantidad, por su valor calórico.

Aumentar consumo de agua durante el día. Debemos arrancar y terminar el día ingiriendo agua., podemos reemplazarlas por aguas saborizadas preparadas por ti Ej; agua con rodajitas de limón o/y naranja/pomelo, pepino y jengibre. (6)

Qué tipo de entrenamiento sigo para mantenerme

Lo más importante es elegir una actividad con la que nos encontremos a gusto, para no abandonarla con el correr del tiempo, y que además, podamos realizar con una cierta continuidad, esto sería de 3 a 4 veces por semana.

Entre las opciones que podemos elegir natación, pesas, aeróbic, step, cardiobox, spinning, running elíptica y bicicleta.

¡No es tan complejo no dejarlos en el camino!