Mamá y emprendedora, sobreviviendo en el intento.

Estamos celebrando el 2do aniversario de nuestro primer proyecto con éxito, Desde el 2016, cada 15 de agosto se convirtió en una fecha especial. Por que fue el día que lanzamos nuestra academia de cocina y repostería saludable, pero no solo eso es lo importante, lo hice después de mi tercer intento fallido de emprender. Si…. tres negocios que nos llevaron casi a la bancarrota y en medio de la oscuridad surgió este emprendimiento, y no solo eso…. estaba en el primer trimestre de mi primer embarazo. Si! todo un reto!

Cuando inicie este proyecto, lo único que teníamos en el banco eran deudas! veníamos de un negocio que nos llevo a la bancarrota, mi esposo tuvo que buscar un mejor trabajo, proyectos y trabajaba día y noche de domingo a domingo. Y yo por mi lado…. aunque tenía una carrera universitaria, la situación laboral está tan mal que al final solo pensaba “Cómo voy a conseguir trabajo si no tengo experiencia laboral en empresas formales y además ahora estoy embarazada”

 

Si es absurdo que por estar embarazada nos eliminen de la lista como opción a un empleo! triste pero cierto…. además el primer trimestre estaba haciendo estragos en mi cuerpo, tuve demasiado sueño, mareos que ni podía manejar y en fin estuve 2 meses tirada en cama.

 

Cuando al fin estaba iniciando el 2do trimestre de embarazo, mis síntomas empezaron a disminuir y yo como buena emprendedora, me empecé a aburrir de estar día y noche postrada en cama y encerrada. Por lo que una tarde, pensé “que hago con una carrera de 5 años y tanto conocimiento en cocina” solo se me ocurrió una cosa… Dar clases de cocina saludable!

 

Gracias a mi larga lista de emprendimientos fallidos y haber aprendido tanto de diseño, marketing y administración, en cuestión de dos semanas montamos un concepto, una estrategia y empezamos a vender!

 

Mi esposo una vez más confió en mi y sobre todo me apoyo! aunque yo tenía miedo de volver a perder el dinero que no teníamos, el me motivo aún más para volver a tirarme al agua, pero bueno, quién no se cayó un par de veces intentando caminar?

 

Mi plan fue, invertir una pequeña cantidad en publicidad en FB y si empezábamos a vender… entonces invertía en el resto. Anunciamos el primer curso programado un mes después pero realizaríamos la preventa con las 4 semanas de anticipación, yo como siempre estuve en el negocio de la comida, básicamente tenía que invertir un poco en una decoración básica, recuerdo que ni siquiera podía pintar todas las paredes, así que optamos por pintar las más sucias y el resto…. hasta nuevo aviso.

 

 

Y así iniciamos, las ventas se empezaron a reflejar y sobre todo la respuesta del público fue tan positiva que en menos del mes, el primer cupo estaba lleno! no lo podía creer, mi cuenta empezaba a tener ingresos más que gastos!

 

 

Aunque todo era muy sencillo, a las personas les empezó a gustar y empecé a tener clientes recurrentes! eso para mi era más que un buen indicador! al cabo de 2 meses yo le había devuelto toda la inversión a mi esposo (tampoco crean que era demasiado) pero lo que nunca logré hacer con los otros negocios, con este en dos meses ya no tenía deudas es más hasta yo tenía sueldo!

 

 

Con forme pasaban los meses, también crecía mi bebé! sin embargo cuando llegamos a noviembre, sufrimos algo con lo que no esperaba! sufrí hipertensión gestacional, esto me detuvo por completo ya que debía estar en reposo y no estresarme por nada! aunque contaba con algunos instructores yo no podía hacer absolutamente nada! más que levantarme al baño e ir al médico.

 

Fue frustrante al inicio aunque al pasar las semanas, la preocupación como mamá se apodero de mi y una vez más parecía que dejaría un negocio prometedor tirado, pero algunas veces, la vida nos pone a prueba y toca…. al pasar las semanas, tuvimos más complicaciones y mi bebé debía nacer de emergencia, allí entendí que era ser madre, más allá de las vallas publicitarias en donde la mamá está súper feliz era estar realmente al lado de un hijo enfermo, mi bebé había nacido prematuro y sufrimos algunas complicaciones, estuvo en intensivo 10 días y yo con una cesárea me tocó velarlo día y noche! el amor podía más que no sentía dolor alguno de la operación, solo quería estar al lado de mi bebé.

Allí por supuesto, el negocio no me importaba en lo más mínimo, ni me recordaba! El papel de madre se había apoderado de mí y solo podía pensar en mi bebé, finalmente salimos de esas cuatro paredes frías y llegamos a casa, me dedique a el durante mes y medio y luego…. como buena emprendedora…. me empecé a aburrir y reiniciamos, con el primer curso del 2017 fue un éxito, nuevamente los cupos se estaban llenando y la respuesta de las personas seguían muy positivas, eso me llenó a mi de ilusión ya que no estaba segura si lograríamos lo poco que habíamos ganado unos meses atrás.

 

Aunque ibamos poco a poco, con uno o dos cursos al mes, finalmente logramos hacer remodelaciones, ampliamos nuestros servicios a nuestra primer academia online de cocina y repostería saludable, conocí mucha gente súper linda, conocí gente no tan linda, aprendí a negociar, a sobre llevar altibajos pero sobre todo, a ser feliz cada día.

 

 

Al final, lo único que me interesaba era que la gente se fuera feliz de las clases, que aprendiéramos todos en armonía, y sobre todo compartir todos mis conocimientos para que lo pudieran aplicar en su vida y con esto mejorar la calidad de vida que llevan, enseñándoles todas las opciones saludables de alimentación y estilo de vida saludable.

 

Al final, puedo decir  que emprender “es la maestría de la vida!, de las mejores decisiones que he tomado y que disfruto al máximo y estos son algunos de los mejores aprendizajes que me pudo haber dado este camino que elegí.

 

1. Aprende todo lo que puedas: Cuando uno emprende, en general, nuestro primer obstáculo es el capital y lo normal es que el fundador realice todas las tareas, por lo que uno tiene que estar dispuesto a nuevos aprendizajes, desde tener que limpiar el piso hasta administrar, ser diseñador, mercadologo etc. Esto aunque a largo plazo no es rentable, si que funciona para aprender lo básico y que cuando un negocio al fin despegué sepamos de lo que estamos hablando, sabemos que necesitamos y sobre todo, nadie nos podrá jugar la vuelta fácilmente.

2. Aprender a decir NO: Esto es súper clave! aunque al principio estamos tan enfocados en hacer ventas, cerrar negocios etc…. le decimos que SI a todo! es uno de los peores errores, primero por que muchas veces le decimos si al primer cliente que se nos aparece y quizá es el que quiere un súper trabajo a un súper bajo precio, y estamos dispuestos a desvelarnos por ganar solo experiencia y también a los negocios, no todos por muy buenos que parezcan son la mejor opción, a veces los socios no funcionan y a veces las alianzas tampoco!

 

3. Descansar al menos un día a la semana: En un principio estamos tan emocionados o necesitamos que trabajamos día y noche, de sol a sol, esto únicamente nos lleva al agotamiento mental, estrés que al final de cuentas, no trae nada bueno más que enfermedades! es importante tomarnos un día completamente libre, de verdad! re cargamos energía, nos ponemos más creativos y somos más eficientes!

 

4. Nunca dejes de soñar y se perseverante! Cuando uno intenta una y otra vez, muchos sueños se cumplen! de verdad! eso que uno creía que jamás pasaría, pasa! pero solo implica mucha perseverancia y nunca dejar de creer.

 

¡Nunca dejes de soñar!